Lectura

Uno de los discípulos de Lao Tse, Chuang Tse, soñó una noche que se había convertido en una mariposa, revoloteando, volando entre las flores. Y a la mañana siguiente cuando se despertó estaba muy triste. Sus discípulos le preguntaron: «¿Que pasa Maestro? Nunca te hemos visto tan triste. ¿Qué ha sucedido?». El dijo: «Estoy en un apuro. Estoy en un dilema tal que ahora parece que no puede ser resuelto». Los discípulos dijeron: «Nunca hemos visto un problema que no pueda resolverse; dinos cual es el problema». Chuang Tse dijo: «Esta noche he soñado que me había convertido en una mariposa, volando por el jardín, yendo de flor en flor». Los discípulos se rieron. Dijeron: «¡es un sueño maestro!». Chuang Tse dijo: «Esperad dejadme contaros toda la historia. Ahora estoy despierto y me siento confuso. Ha surgido una duda. Si Chuang Tse puede soñar que puede convertirse en mariposa, ¿por qué no puede ser al revés? Una mariposa puede soñar que se ha convertido en Chuang Tse. ¿Así que quien es quien? ¿Soy una mariposa soñando que me he convertido en Chuang Tse?»

Porque si puede suceder que puedes convertirte en mariposa en un sueño, ¿entonces cual es el problema? Una mariposa que esta durmiendo esta mañana, descansando, puede soñar que eres tú, así que no sabes quien eres.

Entradas recomendadas