Evolución

Al día siguiente dijo el Maestro: Desgraciadamente, es más fácil viajar que detenerse».

Los discípulos quisieron saber por qué.

«Porque mientras viajas hacia una meta, puedes aferrarte a un sueño; pero cuando te detienes, tienes que hacer frente a la realidad»

«Pero entonces, ¿cómo vamos a poder cambiar si no tenemos metas ni sueños?», preguntaron perplejos los discípulos.

«Para que un cambio sea real, tiene que darse sin pretenderlo. Haced frente a la realidad y, sin quererlo, se producirá el cambio».

Entradas recomendadas